9 de abril de 2013

Bakuman 15: el imitador

A buenas horas, mangas verdes, me diréis vosotros. Sé que he tardado muchísimo en reseñar este tomo de Bakuman, pero es que Bakuman requiere mucho tiempo de lectura que no tengo y he estado bastante ocupada, así que aproveché las vacaciones de Semana Santa para hincarle el diente.
Y bueno, no sé si verde o no, pero el manga que os traigo hoy es muy querido por mí como ya sabréis si seguís las reseñas que publico.
Porque Bakuman es mucho Bakuman y nunca deja de sorprenderme.
En esta ocasión, Nanamine (que en muchos momentos me recuerda a Kira de Death Note) está al borde de la locura y haría lo que fuera por superar a los Ashirogi Muto. Claro que, como dice mi madre, las mentiras tienen las patas muy cortas, o se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, por lo que sus cuestionables métodos para inspirarse son pronto descubiertos lo que hundirá y acarreará problemas a Nanamine. ¿Qué será de él en el futuro? Pues eso no lo sabemos, pero lo que sí sabemos es el destino de Nakai, que trabajaba como ayudante de Nanamine. Nakai es un personaje que odio mucho y a la vez me da pena.

Pero los problemas no se acaban aquí. Resulta que aparece un imitador de las gamberradas del PCP, los personajes ficticios creados por Mashiro y Takagi, y eso deprimirá bastante a Takagi, hasta el punto que la calidad de sus guiones descenderá bastante. ¿Pondrá eso en peligro la continuidad del manga? ¿Sabrán los Ashirogi Muto hacer frente a ese vulgar imitador? Para eso tendréis que leer el tomo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada