12 de abril de 2013

Hyouka: Elemental, mi querido Oreki

"No me molestaré en hacer cosas que no tengo que hacer. Y lo que tengo que hacer, lo hago rápido".

Ese es el lema de Houtarou Oreki, un estudiante bastante pasota que se une al club de literatura clásica por petición de su hermana (y no por voluntad propia). Él y Eru Chitanda, una chica bastante curiosa, son los únicos miembros del club, hasta que la curiosidad de Chitanda por descubrir lo que se oculta tras un par de misterios del instituto despiertan las habilidades detectivescas de Oreki, que llega a conclusiones lógicas muy rápidamente. Eso atrae a su amigo, Satoshi Fukube, una base de datos viviente, y a Mayaka Ibara a unirse al club.
El gran reto de Oreki será descubrir lo que se oculta tras el pasado del tío de Chitanda, recientemente fallecido y ex-alumno del instituto al que ellos asisten. Perteneció, además, al club de literatura clásica y fundó la costumbre de sacar anualmente una antología con el nombre de Hyouka.


Muy lejos quedan Oreki y sus compañeros de los detectives clásicos: principalmente porque ellos no investigan asesinatos, robos, crímenes de alto standing, sino que se limitan a resolver pequeños misterios cotidianos con los que todos nos hemos podido enfrentar a alguna vez. Pero, pese a lo que podría creerse, los misterios y su resolución no son para nada predecibles, con lo que más de una vez nos encontraremos una vuelta de tuerca.
Las aventuras de estos detectives de lo cotidiano me parecen imprescindibles y de lo mejorcito que ha hecho Kyo-Ani (sólo por Nichijou y esto se les perdona).
Te gustará si te gustan las historias de detectives, las deducciones inteligentes.

3 comentarios:

  1. "Te gustará si te gustan las historias de detectives, las deducciones inteligentes".

    TENGO QUE VERLA.

    ResponderEliminar